MP asegura bienes de Mauricio Hernández Pineda, primo de JOH

Este lunes, el Ministerio Público de Honduras ejecuta la operación “El Primo”, en la que asegura bienes del expolicía hondureño, Mauricio Hernández Pineda, quien se declaró culpable de narcotráfico el 2 de febrero de 2024, en EE.UU.

La Agencia Técnica de Investigación Criminal (ático), adscrito al MP, es el que realizó cuatro allanamientos en los municipios de Choloma, Puerto Cortés, Omoa, en Cortés, y Santa Rosa de Copán (Copán), donde se encontraron al menos 37 bienes de Hernández Pineda, primo del expresidente Juan Orlando Hernández, fueron localizados.

La Fiscalía informó que los bienes corresponden a ocho inmuebles, dos vehículos y 27 productos financieros, registrados a nombre de Mauricio Hernández Pineda.

Las investigaciones del Ministerio Público establecen que el exfuncionario, como consecuencia del hecho delictivo, “adquirió varias posesiones y aumentó su patrimonio injustificadamente, descubriendo varias propiedades con elevados montos”.

Cabe recordar que la justicia estadounidense acusó a Hernández Pineda el 4 de septiembre de 2019 de tres cargos relacionados con el narcotráfico: conspirar para traficar cocaína a Estados Unidos, proporcionar seguridad armada para cargamentos de droga y recibir grandes cantidades. de dólares en ganancias provenientes del narcotráfico.

El perfil de Mauricio Hernández Pineda

Mauricio Hernández, 51 años, es un ex alto rango de la Policía Nacional de Honduras. Fue expulsado de la policía el 23 de agosto de 2018. Desde el 4 de septiembre de 2019, Estados Unidos acusó al expolicía de “participar y apoyar actividades de narcotráfico”.

Fue acusado de tres cargos relacionados con actividad de la droga. Uno de ellos implica conspirar para importar cocaína a Estados Unidos.

“Entre otras cosas, Hernández Pineda brindó seguridad armada, incluidos individuos que portaban ametralladoras, para envíos de cocaína de varias toneladas enviados a través de Honduras, y proporcionó a sus cómplices información confidencial sobre operaciones planificadas para que pudieran evadir la detección mientras transportaban cocaína. a través de Honduras”, se lee en la acusación.

También se describe a Hernández Pineda como “recibiendo cientos de miles de dólares en ganancias de la droga”. Se entregó a la justicia de Estados Unidos a principios de 2020. En febrero de 2020, el expolicía se entregó voluntariamente a la justicia de Estados Unidos para responder a la acusación.

Viajó a Guatemala y en un aeropuerto de esa nación procedió a entregarse a agentes de la DEA. Documentación oficial indica que la detención de Hernández Pineda se registró alrededor de las 5:45 p.m. del 12 de febrero de 2020.