El Ejército israelí admite haber inundado los túneles de Hamás en Gaza para destruirlos

El Ejército israelí admitió este martes haber inundado túneles de Hamás en la Franja de Gaza para destruirlos, ya que allí se esconden militantes del grupo islamista palestino, así como bases de supervisión de ataques y armamento.

El ejército “ha implementado nuevas capacidades para neutralizar infraestructuras terroristas subterráneas en la Franja de Gaza canalizando grandes volúmenes de agua hacia los túneles”, detalla hoy un comunicado militar, algo que nunca había sido confirmado hasta ahora por las fuerzas israelíes, pese a los rumores.

Según las tropas israelíes, “el bombeo de agua sólo se realizó en los recorridos y ubicaciones del túnel que eran adecuados”, después de haber estudiado la ubicación de los pozos y las características del subsuelo, sin dañar la canalización subterránea de agua, y después de la instalación de bombas y tuberías en la Franja.

Las familias de los 136 rehenes aún retenidos en Gaza han mostrado desde el principio temor ante esta práctica, ahora confirmada, ya que también podría poner en peligro a los cautivos.

Se calcula que Hamás ha desarrollado una red de más de 480 kilómetros de túneles por todo el enclave palestino, y que sólo una ínfima parte de ellos han sido destruidos en los casi cuatro meses de ofensiva israelí.

Ayer, en un túnel de poco más de un kilómetro de largo y 20 kilómetros de profundidad, el ejército afirmó en un comunicado haber encontrado una base militar desde la que un comando de Hamás en Jan Yunis, al sur de la Franja, habría supervisado ataques, incluido el de el pasado 7 de octubre.

El túnel fue destruido por la unidad especial Yahalom, que lo demolió tras completar la inspección.

Con intensos combates en el sur de la Franja, al menos 114 gazatíes han muerto en las últimas 24 horas por los bombardeos israelíes, elevando el número total de muertos a 26.750, según los últimos datos del Ministerio de Salud gazatí, controlado por Hamás . efe