Nueva Arcadia, Honduras.

Los conductores que transitan por la carretera CA-4, en su ruta hacia San Pedro Sula, ciudad industrial de Honduras, enfrentan una verdadera odisea.

Trasladarse desde Copán al norte de Honduras es un calvario que pone al límite la paciencia de los conductores, así como su habilidad al volante para evitar enormes baches, tramos hundidos, montículos y los retenes que hay a lo largo de la mencionada carretera que se encuentra en reparación.

La CA-4, que atraviesa el occidente de Honduras, se encuentra en obras de reconstrucción después de muchos años de permanecer en mal estado.

Para acelerar la rehabilitación de la obra, el Estado contrató a tres empresas constructoras distintas para que operen simultáneamente, sin embargo conductores reportan que hay tramos cuya rehabilitación avanza muy lentamente.

El trayecto, que abarca aproximadamente 114 kilómetros, ha pasado de ser un recorrido relativamente corto a un recorrido interminable que dura entre 6 y 7 horas, según testimonios recogidos de los conductores afectados.

El empresario de La Entrada, Copán, Gledin Guerra, dijo que “cuando comenzaron los trabajos de colocación de alcantarillas rompieron el camino y hoy, después de las lluvias y el paso del tiempo, se han hundido y son un problema grave al transitar por allí . ”.

Guerra, quien viaja casi a diario a San Pedro Sula para comprar insumos para su restaurante, dijo que “caer en uno de estos hoyos es como reventar una llanta, deformar una llanta o romper el auto. Las empresas que están trabajando deberían llenar de material estos tramos mientras no estén pavimentados”.

“Si no hay montículo, hay un bache y si no hay un bache, hay un tramo donde se colocó la alcantarilla. A esto le sumamos las largas esperas de cada tramo que se está pavimentando”, lamentó.

Dijo que a lo largo de los 114 kilómetros desde La Entrada hasta San Pedro Sula hay más de un centenar de tramos en mal estado.

ViajerosEnrique Santos, quien es transportista de una empresa de Copaneca, dijo que “la reparación de la vía está bien, pero como tardamos hasta 7 horas la gente ya no viaja. «Estamos teniendo pérdidas».

“Pedimos a las personas que trabajan en las empresas constructoras que acorten los paros y que los trabajos de reparación se hagan más rápido”, añadió.

Se informó que el tramo de la CA-4 con mayor avance es el de Quimistán a Naco.

“Hay puntos de control en La Flecha, Virrey, Quimistán, Camalote y La Ceibita y cada cola dura más de una hora parada”, explicó Santos.